7 nov. 2011

La instrumentalización del cuento en educación infantil

“Las fábulas sirven a la matemática,
como la matemática sirve a las fábulas.
Sirven a la poesía, a la música, a la utopía, al compromiso político:
en definitiva, al hombre en su conjunto y no sólo al fantasioso.
Sirven precisamente porque, en apariencia, no sirven para nada:
como la poesía y la música, como el teatro y el deporte[…]”
RODARI, 2008:162
Resumen
En educación infantil es bastante frecuente acudir al cuento como recurso didáctico y utilizarlo para propuestas escolares en el marco del currículo del aula. En este artículo que escribí para una asignatura de lengua española, analizo la intencionalidad del cuento y algunas perspectivas de su finalidad. Propongo una reflexión que sirva al adulto para evitar su sistemática instrumentalización con fines pedagógicos y defiendo su validez como entidad educativa en sí misma.

16 abr. 2011

La Ola

Hace tiempo que tengo olvidado el blog y hoy quiero compartir una reflexión que me parece fundamental en educación y que creo que debería ser el punto nº 1 para discutir en la primera clase de la primera asignatura de cualquier universidad que forme futuros maestros.
Todo surge tras ver la película "La Ola". En ella, se recrea un experimento que hizo un profesor con una clase de instituto para demostrarles la facilidad con la que se manipulan las masas y que comprendieran los regímenes autoritarios. La clase acabó en menos de una semana siendo una réplica de lo que sucede en cualquier regímen fascista: los alumnos cedieron parte de su identidad al grupo y creyéndose importantes por pertenecer a él se vieron abocados a una paranoia por la disciplina, el cumplimiento de normas y la homogeneización. El grupo llegó a extremos como inventar una simbología, saludo, uniforme y a cometer actos vandálicos por el propio interés del grupo.
Ron Jones, el profesor que organizó el experimento original (EEUU, 1976) declaraba años después:
"Siempre podrá volver el fascismo, porque es muy sencillo de entender y porque las personas se sienten frustradas. Pierden su trabajo, su dignidad, su sentido de valía, y enseguida llega alguien y les dice: "tengo la respuesta".
Los sistemas escolares preparan el terreno, utilizando exámenes estandarizados basados en éxito-fracaso y no reconociendo vías alternativas de aprendizaje, así como una variedad más amplia de las capacidades y logros individuales de los alumnos.
La educación elimina a los alborotadores y a los que son difíciles de enseñar, premiando a los estudiantes sumisos que quieren tener éxito a cualquier precio y aceptan la autoridad de las instituciones.
Eso es lo triste. Los maestros pueden hacerlo explotar diciéndoles a los alumnos que son especiales, que forman parte de una comunidad y que pueden hacer cosas únicas. Lo único que tienen que dar ellos a cambio es su lealtad. Lo que ahí sucedió sucede cada día en la escuela, sólo que falta el resto de la parafernalia. Los niños no aprenden a hacer preguntas. Estamos creando una sociedad en la que la libertad es sólo una palabra más del diccionario."

Imagino que trabajar con 13 niños de 2 años en una guardería, 25 de 6 años en una escuela o 40 de 15 en un instituto no deber ser fácil, por eso quizás la enseñanza con fichas desde los 2 años, la estandarización de aprendizajes, el currículum cerrado, la ordenación por filas, los horarios, las rutinas, el sistema basado en premio-castigo, la homogeneización de calificaciones, las notas 0-10, las horas de 45 minutos, ...
Pero ¿es necesario? ¿es justificable? ¿es bueno? Me quedo con muchas dudas que algún día espero poder resolver.

Termino con más palabras del profesor Jones:
"Sospecho que las respuestas que buscamos están más cerca de lo que pensamos. Son las decisiones que cada uno toma. La decisión de incluir o excluir a algunas personas en tu vida. De caminar por la habitación para encontrarte con un extraño. El extraño en ti y cada uno de nosotros. De confiar en ti mismo y en los demás. De luchar por la justicia y la igualdad en el pulso de tu vida. De amar a tus hijos. De  ser estúpido. De jugar. De crear sentimiento de comunidad y una vida mejor para los demás. Una vida que no puede ser entregada a cualquier miedo o tirano. Una vida que no puede ser planificada ni explicada, sólo disfrutada.


Sí, hay bien y mal en lo que hacemos. El bien en mí anhela la libertad. El mal existe en una disputa al volante o un insulto racial, a punto de estallar en un mundo de perfección, respuestas, y orden. Somos capaces de cualquiera de esas cosas".

Si cualquiera es capaz de cualquier cosa, ¿no son los maestros y maestras del mundo capaces de cambiar éste?

Web de Ron Jones

25 feb. 2011

Si un niño tiene interés la educación simplemente sucede

Un maestro que pueda ser reemplazado por una maquina debería ser reemplazado por una máquina.
En este vídeo, el investigador Sugata Mitra se enfrenta a uno de los mayores problemas de la educación: los mejores maestros y profesores no están donde más se los necesita. En una serie de experimentos que hizo por todo el mundo en los que dio acceso a internet a un grupo de niños y analizó cómo trabajaban en equipo, descubrió algo increíblemente interesante: "La educación es un sistema auto-organizado en el que el aprendizaje es un fenómeno emergente." Sólo dejando libres a los niños auto-organizar la búsqueda de conocimiento se consiguieron resultados sorprendentes en el aprendizaje.

Leyendo esto, creo que si la educación fuera el universo estaríamos en el comienzo del big bang. ¡¡Aún queda muchísimo por hacer!!
Espero que os guste:



9 feb. 2011

Aprender del deseo

«Aquí, los maestros no enseñan, los niños aprenden. El papel de las profesoras es acompañar en el proceso y garantizar el aprendizaje»
Quiero compartir con vosotros este artículo publicado en El Periódico el mes pasado en el que se presenta la escuela infantil de nueva creación Congrés-Indians en Barcelona en la que se utilizan elementos diferentes a los tradicionales a la hora de acompañar a los niños como:
  • Ni batas, ni filas para entrar y salir, ni pizarras... ¡ni siquiera pupitres! 
  • alimentos ecológicos 
  • autonomía de los pequeños a la hora de decidir cuánto y qué comer 
  • la escuela está abierta a las familias. Si quieren y pueden, tienen la opción de sentarse a comer junto a sus hijos 
  • no se separa a los niños por clases, en función de su nivel, curso o edad 
  • El currículo está expuesto al niño, y es este el que dirige, no se le impone (el hecho de no obligar genera deseo en el niño)

EXPERIENCIA EDUCATIVA PIONERA EN SANT ANDREU
Aprender del deseo
El nuevo colegio público Congrés-Indians sigue el método de la escuela abierta
Los niños no están separados por edades y ellos son quienes deciden cuándo tratar cada materia
Lunes, 17 de enero del 2011  HELENA LÓPEZ, BARCELONA


No levantan un metro del suelo, pero ya se sirven solos, sin excesiva dificultad, su vaso de agua de la pequeña jarra, adaptada a sus dimensiones. Y no solo el agua. A sus 3 añitos, los niños también son responsables de servirse su propia comida -siempre ecológica-, en la cantidad que consideren, y a su ritmo. Sobre todo a su ritmo. La singular escena se repite a diario en el comedor del CEIP Congrés-Indians, centro público de nueva creación -se levantó, o más bien se plantó, ya que funciona en barracones, el pasado septiembre-, que tiene la particularidad de ser una escuela abierta, cuyo funcionamiento está a años luz de la dinámica que rige el resto de colegios «normales» de la ciudad. Ni batas, ni filas para entrar y salir, ni pizarras... ¡ni siquiera pupitres!

 Cuatro ambientes 8 Alumnos del CEIP Congrés-Indians, la semana pasada, en el aula de psicomotricidad. JOSEP GARCIA Edición Impresa Versión en .PDF Información publicada en la página 31 de la sección de cv Gran Barcelona de la edición impresa del día 17 de enero de 2011 VER ARCHIVO (.PDF)
Al margen de los alimentos ecológicos y de la autonomía de los pequeños a la hora de decidir cuánto y qué comer, la hora del comedor en el Congrés-Indians presenta otras peculiaridades. Los padres, por ejemplo, pueden almorzar con los pequeños si lo desean. «Entre las 12.30 y las 15.00 la escuela está abierta a las familias. Si quieren y pueden, tienen la opción de sentarse a comer junto a sus hijos», relata Astrid Ruiz, directora del centro que, cual escuela rural a escasos metros de la Meridiana, no separa a los niños por clases, en función de su nivel, curso o edad. En realidad, el centro ni siquiera tiene clases, sino «ambientes» educativos, por los que los pequeños se mueven libremente. «El currículo está expuesto al niño, y es este el que dirige, no se le impone», señala Ruiz, quien asegura que el hecho de no obligar genera deseo en el niño.

«Nos diferenciamos del resto de colegios en el cómo, no en el qué», apunta Ruiz. Es decir, cumplen con el currículo marcado por el Consorci d'Educació de Barcelona -no en vano se trata de un centro público- pero siguiendo sus propios métodos. «Aquí, los maestros no enseñan, los niños aprenden. El papel de las profesoras es acompañar en el proceso y garantizar el aprendizaje», prosigue la directora, quien se dirige siempre a los pequeños en inglés con total naturalidad. Y es que esa naturalidad es precisamente una de las bases del centro, donde los límites se introducen siempre «con sentido».

La quintaesencia de esa espontaneidad se respira en la entrada del colegio, entrada que ellos llaman «relajada». Es decir, los niños van llegando de forma escalonada entre las nueve y las diez de la mañana, lo que permite al equipo docente realizar un «bon dia individualizado», algo que, eso sí, solo podrán hacer en el preescolar, porque no es educación obligatoria.

De momento, son solo 50 niños y tienen la suerte de contar con alumnos de magisterio que, atraídos por su particular sistema pedagógico, hacen prácticas en el centro de forma voluntaria. La escuela es de nueva creación y ahora solo cursan P-3, pero con el tiempo irá creciendo y llegará a ofrecer hasta sexto de primaria, caso muy similar al de la escuela Els Encants, el otro único referente de escuela abierta y pública en toda la ciudad, también en barracones y nacida solo justo un curso antes.

El futuro físico del centro es incierto. El Consorci tiene la intención de dejarlo cuatro cursos en barracones y trasladarlo después al edificio del colegio Rosa dels Vents, al otro lado de la Meridiana, centro escolar estigmatizado que el Consorci pretende «reiventar». Una solución a la que por ahora se niegan los padres de ambos centros.

Link | Artículo en El Periódico

13 ene. 2011

Juguetes: Patudo Pato

Hoy se me ha ocurrido crear en el blog una sección sobre juguetes que me parecen más interesantes que los comunes de plástico y pilas. ¡Espero que os guste!

PATUDO PATO

¡A veces los juguetes más sencillos son los que más gustan!

¡algo tan simple pero tan lindo al mismo tiempo! es un pato con ruedas para empujar, que cuando lo haces caminar las patas giran y hacen un ruido que se parece al de los patos al andar.

Aquí tenéis a mi hijo caminando junto a su patudo pato (a veces dudo si es él quien empuja al pato o si es éste quien le arrastra... :)



La versión de plástico:
Aquí tenéis el mismo concepto, pero de plástico y con un mango más ergonómico (y 3€ más caro).

¿Realmente importa que no sea de plástico? Intentaré reflexionar sobre ello más adelante, aunque parece que es un tema bastante controvertido como podéis leer en este artículo.

Patudo pato en Jugar i Jugar
Steppy Kangu en Imaginarium

5 ene. 2011

La noche de reyes

El mejor regalo que se puede hacer a un niño es un rato de nuestro tiempo. Siempre que pueden elegir, ellos prefieren jugar con una persona antes que hacerlo solos con un juguete maravilloso”. Ana M. Rubio
Hay una noche al año en la que los sueños de los niños (y las pesadillas de los padres) pueden hacerse realidad: la noche de reyes.