20 ago. 2010

El Safareig: un proyecto magnífico

A veces te encuentras con páginas en internet que a lo mejor no tienen un diseño a la última moda, pero que te dejan huella porque se nota que las han hecho con cariño y mucha paciencia. Una de esas páginas es El Safareig. Es más que una página, es un proyecto como he visto pocos en el que Carme Cols y Pitu Fernández ponen en común sus conocimientos con propuestas educativas, por una pedagogía basada en el respeto hacia el niño potenciando todas sus capacidades.
Las propuestas que presentamos en el Safareig nacen de la más profunda necesidad de encontrar la coherencia entre la teoría y la práctica. Son proyectos abiertos que junto a los niños y padres hemos ido construyendo. Los niños con su redescubrir el mundo, su curiosidad vital por aprender, van abriendo caminos que nosotros recogemos creando contextos ricos de propuestas que unen los intereses de los niños y los nuestros.
Muchos ejemplos de cosas interesantes, muchas propuestas, materiales, experiencias, proyectos... una página muy profunda y con mucha vida.
Un lujo vamos, dejamos que la veáis vosotr@s mism@s.

En castellano: http://www.xtec.es/~jfernanq/
En català: http://www.xtec.es/~ccols/
Libros que recomiendan

19 ago. 2010

Amor y Educación: Jornadas de innovación en educación infantil

El 22, 23 y 24 de Octubre se celebran las X jornadas de innovación en educación infantil organizadas por la Universidad Autónoma de Barcelona. Me ha hecho ilusión ver que hay personas que conozco por libros y referencias como Mauricio y Rebeca Wild (Libertad y Límites, Amor y Respeto) , o Teresa Godall (presidenta de la Associació Pikler-Hengstenberg).
¡Prometen ser interesantes!
Link | Jornadas

17 ago. 2010

1. Materiales didácticos en los primeros meses de vida

"La Dra. Pikler demuestra, apoyada en las observaciones directas y longitudinales de más de un millar de sujetos, que el niño aprende a sentarse y a andar aunque no se le siente y se le lleve de la mano" Extraído del libro: Moverse en Libertad.








Las personas nacemos con una movilidad muy limitada y, a medida que se desarrolla nuestro cuerpo, vamos adquiriendo nuevas posturas y desplegando las capacidades que nos ayudan a girar, reptar, ponernos en cuadrupedia, gatear, ponernos en pie, trepar, andar, correr, saltar, … Es decir, cuando un bebé es capaz de pasar de estar estirado boca arriba a estar sentado en el suelo sin ayuda de un adulto, nos muestra que su cuerpo está listo para pasar largos ratos en esta postura; si lo sentáramos antes, estaríamos forzando diversas partes de su cuerpo como son: columna, cuello, musculatura de la espalda, … El bebé estaría sintiendo una sensación continua de desequilibrio y le estaríamos obligando a hacer equilibrio con la cabeza y otras partes del cuerpo para no caer. Por todo esto es muy importante que, cada vez que dejemos el bebé en lo alto de alguna superficie, lo hagamos siempre dejándolo boca arriba. Cuando veamos que él ya es capaz de sentarse por sí mismo, podríamos empezar a dejarlo sentado, nunca antes.



La adquisición de estas habilidades vendrá determinada por las capacidades físicas del bebé, del interés que éste tenga y también del entorno físico y la actitud que le ofrezca la persona que está a su cuidado. El entorno debe ser tranquilo, seguro, limpio, ordenado y contar con luz natural, pero también debe ser un entorno respetuoso con el ritmo de cada niñ@ y dé respuesta a sus gustos y necesidades (esto se logra a través de la observación diaria).

Durante los dos primeros meses de vida los bebés necesitan estar estirados en lugares acogedores como la cuna o el moisés. A partir de esta edad podemos empezar a estirarlos en el suelo poniendo una colcha de algodón o unas placas de corcho (cogidas de tal manera que no se muevan cuando lo haga el bebé) para aislarlo del frío que el suelo pueda desprender. Otra posibilidad son los puzles que venden en las tiendas de juguetes pero el material del que están hechos hacen que en verano los bebés suden muchísimo además de que, en la mayoría de casos, tienen unos colores demasiado llamativos (si nos pusiéramos en su lugar sería como imaginar que las paredes de casa estuvieran pintadas de esos colores, según los decoradores, nos cansaríamos muy rápido de verlos y no ayudarían a mantener la serenidad). El resto de materiales suelen ser más gruesos y, por lo tanto, más blandos, con lo cual, el bebé se hunde más y hace que deba hacer más fuerza para realizar cualquier movimiento. La dureza del suelo es la que le va a permitir moverse con mayor facilidad y seguridad.

Hay veces que nos asaltan dudas de si nuestra conducta es la adecuada o no, o si hay alguna manera de hacer las cosas un poco mejor. Es muy difícil saberlo con seguridad pero en ocasiones es bueno imaginarse que somos el niñ@ e imaginar qué es lo que ve, oye, siente, … Si nos imaginamos que somos un bebé estirado por primera vez en el suelo boca arriba, es fácil entender que lo mejor es que haya alguien de confianza sentado a tu lado transmitiéndote seguridad. Si desaparece de su campo de visión, sentirá que le ha abandonado y, si se queda de pie, moviéndose a su alrededor, lo que verá será unas largas piernas que se mueven continuamente sin que él sepa cuál será el próximo movimiento que harán, lo cual, no ayudará a que el bebé se sienta relajado. Al principio podemos quedarnos sentados a su lado y, más tarde, podemos ir alejándonos un poco, sin desaparecer y sin movernos, por ejemplo, sentados en una silla cercana.

Sus propias manos se convierten en el primer material de descubrimiento y le despiertan un interés muy grande. ¡Es perfecto! No debemos interrumpirle a no ser que le pongamos palabras a aquello que él está viendo y sintiendo, por ejemplo, decirle: -Veo que te miras las manos, incluso te las intentas llevar a la boca- Más tarde, cuando empiece a girar un poco el cuerpo, podemos dejarle a su alrededor algún pañuelo de algodón y alguna anilla de madera para cortinas. En Lóczy, ofrecen una bola hecha con fibras naturales y un bol de aluminio, todo con unas características específicas para que el niñ@ pueda manipularlo con facilidad.


Es importante que sea él quien se gire y coja los objetos y no sea el adulto el que se lo ofrezca para que lo coja ya que le estaríamos cortando su propia iniciativa, le estaríamos privando de la libertad de escoger qué es lo que quiere conocer, qué es lo que le despierta interés. Ahora que soy madre sé que es muy difícil dejar de ofrecerle objetos a los bebés, en muchas ocasiones yo lo hago con Pau de manera instintiva, pero debemos intentarlo ya que este tipo de interés le ayudará a ir desarrollando la motricidad de todo el cuerpo y, por lo tanto, consiguiendo nuevas posturas y desplazamientos.

16 ago. 2010

Presentación Marilú




Hola! me llamo Marilú, soy mamá de Pau y maestra de educación infantil. Desde bien pequeña he sentido un "feeling" especial con los niñ@s y, aunque siempre quise ser maestra, di bastantes vueltas antes de empezar a estudiar Ed.Infantil.

Está claro que en la universidad aprendí muchas cosas acerca de la primera infancia pero, ahora que lo veo con más perspectiva, me doy cuenta de que me faltaron muchas más por aprender.


Tuve la oportunidad de trabajar durante un curso entero en una Escola Bressol pública de Barcelona y otro curso en diferentes CEIPs de Castelldefels haciendo sustituciones. Una vez conocí los dos tipos de centros, me di cuenta de que conecto mucho más con los niñ@s de 0-3 años y aquí me encuentro.

Me siento muy afortunada al poder compartir tantos momentos con personas tan sumamente puras, claras, bondadosas, perceptivas, exploradoras, agradecidas, imaginativas,… que me ayudan a ir buscando lo esencial de la vida. A la vez, siento mucha inseguridad porque, cuanto más aprendo acerca de sus necesidades, más me doy cuenta de que no sé nada y de que debo actualizar mi relación con ell@s.

Hace cuatro años que acabé la carrera y tuve la gran suerte de tener como tutora de prácticas a Teresa Godall (Pedagoga y maestra. Dra. en Pedagogía por la Universidad de Barcelona con su tesis sobre Emmi Pikler. Presidenta de l’Associació Pikler- Hengstenberg de Cataluña) que me propuso una visión diferente de la infancia y de los cuidados hacia los más pequeños, así como me puso en contacto con escuelas y maestras que llevaban años trabajando con esta visión. También me ha dado la posibilidad de hacer cursos y un seminario acerca del pensamiento y la práctica educativa de Pikler. De momento he podido formarme sobre cómo realizan en Lóczy el cambio de pañales que, aunque parece algo sencillo y rápido, esconde miles de detalles que se nos escapan y que realmente tienen importancia, además de hacerme reflexionar sobre otros momentos de la vida cotidiana, mostrarme cómo puede sentirse un niñ@ cuando le vestimos sin mirarlo a los ojos y hacerme caer en la cuenta de la importancia que tiene el tacto y nuestro tono muscular cuando estamos en contacto con ellos entre otras muchas cosas. Teresa también me dio la posibilidad de hacer un curso sobre “Documentación de la vida cotidiana” que impartió Alfredo Hoyuelos, Meritxell Bonás y ella misma, entre otras personas.

Hace un par de años pude asistir a un encuentro estatal que organizó la Revista Infància y la Associació de Mestres Rosa Sensat llamado: La conquista de la autonomía. Principios filosóficos y pedagógicos del Instituto Pikler (Lóczy). Vinieron muchos ponentes, entre ellos, Anna Tardos que es la actual directora del Instituto Pikler-Lóczy e hija de Emmi Pikler y nos dio un montón de lecciones, de aquellas que te hacen reflexionar y te cambian por dentro.

Hace cuatro años hice un curso acerca de la Inteligencia Emocional impartido por Enrique Blay con el que también aprendí muchísimas cosas, esta vez, acerca de las necesidades que las personas tenemos desde que estamos en el vientre de nuestra madre. Una vez se conocen las necesidades, es mucho más fácil entender algunas reacciones de los niñ@s y, por lo tanto, darle una respuesta más adecuada, lo que le ayudará a ser más feliz.

Ahora que soy madre, me doy cuenta de que es mucho más difícil, sobretodo, por la influencia que el entorno intenta hacer sobre ti y tu manera de cuidar-educar a tu bebé. Lo hacen con toda la buena intención del mundo, para echarte una mano porque no es fácil, pero si analizas un poco todos esos consejos te das cuenta de que están llenos de incoherencias. Así que, al final, he optado por hacer lo que me recomendó Teresa Godall, que es seguir mi instinto de madre. Me fijo en las familias y, cuando veo una relación entre padres e hijos que conecta con mi manera de ser, me fijo en los detalles, les consulto dudas, me leo libros que ellos hayan leído, etc. Como ya sabemos, hay mil maneras de criar a nuestros hijos y yo tengo bastante clara la mía, que no se deja llevar siempre por lo que la cultura general actual dicta sino por lo que necesita mi hijo.


Raul me ha propuesto colaborar en el blog y hemos pensado que puedo deciros: lo que he aprendido en los cursos de personas que sí que saben muchísimo, lo que voy viviendo en la escuela y lo que estoy aprendiendo, dudando, disfrutando, ... con mi hijo.

Para concluir, diré que no debemos perder nunca la confianza ni el respeto por los niñ@s. Creo que no le debemos hacer ni decir nada a un niñ@ que no le haríamos ni diríamos nunca a un adulto porque tienen la misma dignidad.

12 ago. 2010

La educación ¿es un medio o un fin en sí misma?



¿Sabes por qué los copos de nieve tienen forma de estrella simétrica?
Hace poco en un grupo en el que estaba alguien hizo esa pregunta y quedó ahí en el aire. Nadie supo contestar, nadie se interesó por la respuesta. ¿Hemos aprendido a no cuestionarnos ni interesarnos por las preguntas simples de las cosas que nos rodean?

8 ago. 2010

La educación lenta

educación lenta

"Sabe, Sr Director, el otro día mi hija me dijo: Mamá los maestros nos dicen siempre que tenemos que apresurarnos, que no podemos perder tiempo, porque debemos seguir adelante. Pero mamá ¿a dónde vamos? ¿Adelante hacia dónde?"